Blog SCCALA

Viernes, 22 Noviembre 2019 18:49

¿QUÉ NOS TRAE LA LOGÍSTICA A PARTIR DEL 2.020?

Una reflexión sobre el futuro inmediato de la logística y la Supply Chain

La llegada del 2.020 trae consigo una nueva dinámica para los mercados y el funcionamiento del comercio, mayores exigencias por parte de los clientes y enormes retos que debe enfrentar el mundo empresarial. Así mismo, significará el momento de consolidación y trasformación de algunas prácticas tradicionales a las que tanto empresas como ciudadanos estábamos acostumbrados.

Los libros de historia mostrarán en el futuro como los clientes debían desplazarse largos trayectos para ir abastecer a sus hogares, qué tan sólo un pequeño segmento de la población accedía a productos provenientes de mercados internacionales, que en las empresas se debía esperar que el área de contabilidad hiciese sus labores de cierre durante los últimos diez días del mes para ahí si poder realizar órdenes de compra a sus proveedores, y que los clientes se verían sometidos a amplias jornadas de espera para poder recibir la entrega de alguna compra que sería entregada en su domicilio.

La dinámica de la nueva logística y una moderna Supply Chain está claramente alimentada en una buena medida por el desarrollo y masificación de la tecnología, pero a la vez complementada por los cambios en los entornos políticos, económicos y sociales que se dan a nivel global.

 

IMPERIO DEL E-COMMERCE

La compra de artículos de tecnología, prendas de vestir, juguetería e incluso víveres y alimentos preparados, refleja la importancia que ha logrado el comercio electrónico para la dinámica de los hogares. Durante los últimos años este canal suma cerca de un 8% de crecimiento anual de nuevos clientes digitales en américa latina, acercándose ya a los 160 millones de compradores, lo cual es equivalente a la sumatoria de la población de México y Perú.  Así mismo, el valor de las compras ha marcado una tasa de crecimiento anual que oscila alrededor del 20%, proyectando para el cierre de 2.019 que las ventas de Retail por medio del e-commerce alcancen un valor de 64.000 millones de dólares en américa latina y de 3.453.000 millones de dólares a nivel mundial, según Statista.

Esta tendencia obliga a las empresas a reinventar sus canales de distribución, conduciéndoles a la implementación de estrategias omnicanal, significando ello que deben ser tan fuertes en los canales físicos y tradicionales como en los virtuales, de modo que sin importar qué canal eligen los clientes, siempre podrán llevarse el mejor servicio.

Esto conduce a un reto mayúsculo, pues dado que el comercio electrónico no respeta límites ni fronteras, las empresas deben buscar aliados logísticos, los cuales bajo sus modelos de 3PL, 4PL e incluso 5PL, puedan hacerse cargo de llevar los productos a las manos de sus clientes sin afectar de forma alguna su oferta de valor.

 

NEGOCIACIONES POR PLATAFORMA

El alcance del comercio electrónico no está llamado a quedarse únicamente en el mundo del Retail. El 2.020 marca el inicio de una nueva era para las compras empresariales, en dónde apoyados en todos los beneficios que brinda la tecnología, los profesionales de compras accederán con un mayor vigor a este canal para gestionar el abastecimiento de sus compañías.

Lugares como Amazon e incluso el mismo Walmart no son los llamados en primera instancia a marcar el protagonismo, pero si es de esperarse la creciente llegada de diversos Marketplace con un perfil corporativo, en el cual se puedan integrar oferentes con portafolios robustos, junto con empresas de diversos sectores que requieren repuestos, suministros, materiales de empaque e incluso materias primas para su regular funcionamiento.

Su acceso naturalmente estará regulado por una previa inspección de las credenciales suficientes por parte de los oferentes, con el fin de dar garantía a los compradores y así contar con fuentes de suministro que se ajusten a las exigencias legales y de mercado, así como a las propias políticas de Procurement de la empresa que velen por la transparencia, estabilidad en el suministro y una óptima relación de costo-beneficio.

 

TERCERIZACIÓN Y COLABORATIVA

El dinamismo comercial, la internacionalización de los mercados y la atomización de las ubicaciones de los clientes, conduce a que las empresas contemplen e implementen, cada vez más, estrategias de tercerización de sus operaciones, en dónde se puedan delegar partes de sus procesos productivos para poder disminuir los tiempos y costos de transporte, así como la externalización de las operaciones logísticas con operadores que cuenten con la capacidad y flexibilidad para atender las diferentes demandas y requerimientos.

Estos terceros deben garantizar capacidades permanentes a las empresas que solicitan sus servicios, en dónde las estacionalidades comerciales no signifiquen una restricción en la disponibilidad de recursos, demoras en las operaciones, variaciones sustanciales en las tarifas, ni mucho menos la afectación de los servicios de cara al cliente.

Para lograr estos dinamismos en el plano logístico los operadores deberán involucrar cada vez más procesos automatizados, que permitan el procesamiento de las cargas con rapidez, agilidad suficiente en el fulfillment, manejo de información online en tiempo real y unos sólidos sistemas de trazabilidad y visibilidad de las cargas y mercancías.

De la misma forma, los operadores de servicios logísticos deberán suministrar variedad de soluciones de transporte y distribución a las empresas, para poder ajustarse de acuerdo con los requerimientos generados por cada una de las dinámicas propias de los variados canales de distribución.

 

INMEDIATEZ EN LAS ENTREGAS Y AUTOMATIZACIÓN

La escasez de tiempo por parte de los compradores y la poca previsión por parte de los compradores, tanto en el plano empresarial como de los hogares, conduce a que sus pedidos tomen un carácter adicional al de la calidad de los productos y un precio conveniente, siendo este el de la inmediatez.

Esto significa que las empresas productoras tendrán que repensar sus procesos de producción, de modo que puedan elaborar pequeños y rápidos tirajes de producción y/o ensamblaje para responder a los pedidos fortuitos, o fortalecer sus métodos de planeación de la demanda para lograr generar unas políticas de stocks que permitan agilidad en la respuesta con un bajo costo.

Esto a la vez deberá estar acompañado de una inusitada velocidad en la gestión de los pedidos en el almacén y en el transporte, para que su capacidad de reacción, oportunidad y flexibilidad se transforme en un valor diferencial ante el cliente.

Horarios de entrega no habituales, distancias superiores, pequeñas cantidades de pedidos, serán algunas de las variables a planificar y gestionar por parte de las empresas. Ya vemos la maduración de las entregas mediante drones en algunos mercados, la tímida maduración de las Impresoras 3D y 4D, así como modelos de casilleros electrónicos en los domicilios de los clientes, buscando acomodarse al máximo a las exigencias de los clientes.

Será cada vez más frecuente ver los centros de distribución automatizados con equipos como los Pallet Shuttle, transelevadores, cintas transportadoras y clasificadoras, y labores de alistamiento robotizadas; operaciones de distribución autónomas, multimodales e inteligentes; así como sistemas de identificación y registro automatizado en cada etapa de la cadena logística.

 

CADENAS DE SUMINISTRO GREEN

El Desarrollo Sostenible se ha convertido en unos de los elementos fundamentales para la construcción de estrategias y políticas, tanto a nivel de los gobiernos como en los entornos empresariales, en dónde se integran los enfoques sociales, económicos y ecológicos.

En la gestión logística, se ha evidenciado durante los últimos años que la afectación al medio ambiente ha sido significativa, en especial en las operaciones de transporte y distribución, en dónde por el uso de los combustibles fósiles se ha generado un significativo impacto a la huella de carbono.

Desde el 2.020 las exigencias medioambientales pasan a primer lugar, dejando de trabajar en un escenario de diagnóstico y avanzando a uno en el que las empresas deberán asumir sus responsabilidades, implementar estrategias transformadoras y sostenibles, en muchos casos impulsadas por una normatividad más exigente por parte de los gobiernos, pero a la vez por las exigencias de la misma Cadena de Suministro y de los mercados.

Veremos entonces, una mayor participación de vehículos con fuentes de energías renovables, un enfoque de mayor aprovechamiento de la capacidad de los medios movilizados y la programación de rutas de distribución más eficientes.

De otra parte, el uso de empaques y embalajes también tendrá una seria transformación, pues ya no sólo se busca minimizar la tala de bosques y disminuir el uso del plástico, sino lograr reintegrar a la cadena aquellos materiales que permitan ser reaprovechados. Los materiales biodegradables también incrementarán su demanda, no solo para los empaques sino también para procesos de fabricación.

Por esta línea se habla entonces del fortalecimiento y modernización de la logística verde, la cual ya no reposará de forma casi que exclusiva en la correcta disposición final de los residuos y desechos, sino en la prevención desde el mismo diseño de los productos y demás elementos usados para complementar su proceso de transformación, distribución y comercialización.

 

INTEGRACIÓN COMERCIAL VS. NACIONALISMOS

En este tema nuevamente el comercio electrónico y el rol de los grandes jugadores como Walmart, Amazon, JD.com y Alibaba marcan una fuerte tendencia hacia una integración global comercial. Por medio de sus portales o Apps logran traspasar cualquier frontera, dejando de lado los límites geográficos que se pudiese interponer, y al vincular esto con una logística dinámica, es casi imposible que los productos no logren llegar hasta el último rincón del planeta.

Los comercios locales se ven seriamente amenazados por las economías de escala que logran los grandes retailers (sin importar el tipo de canal) y les permiten tener un mayor poder de negociación en las condiciones de compra, mayor flexibilidad para las estrategias comerciales y un mayor poderío para el movimiento logístico de sus mercancías.

En algunas economías tal realidad no ha sido del todo bien aceptada, puesto que produce una seria amenaza no solo sobre las empresas comercializadoras sino sobre los sistemas productivos locales, desplazando la dinámica de la cadena de suministro a otras latitudes y dejando únicamente en el país de destino un pequeño trozo de la fase de distribución.

Esto conduce a que algunos países intenten cerrar sus fronteras, colocando trabas a la libertad comercial creciente, en dónde mediante medidas arancelarias y paraarancelarias se disminuya el flujo de mercancías externas a sus países y así intentar proteger su producción local.  Sin embargo, no es difícil ver como este tipo de medidas suelen derivar en represalias por parte de los otros países, puesto que al ver que sus productos no pueden llegar a algunos mercados, la respuesta lógica es bloquear los flujos que provienen de estos.

 

CERTIFICACIONES

De otra parte, se abren paso otro tipo de exigencias para acceder a los mercados, las cuales pueden ser vistas como barreras comerciales o como estándares que conducen al fortalecimiento de la Supply Chain. Por esta vía se encuentran certificaciones como la ISO 28.000, la certificación BASC en su versión más reciente, o la certificación OEA que avala a los diferentes agentes de la cadena como Agentes Económicos Autorizados.

Estas certificaciones que han venido madurando durante los años recientes, están a un paso de volverse de obligatoria exigencia para acceder a algunos mercados, puesto que las tres giran en torno al mismo objetivo, el cual es blindar las cadenas de suministro mediante la exigencia de redes confiables, soportadas en proveedores responsables, empresas seguras y agentes logísticos que permitan que las mercancías se muevan por el mundo sin ningún tipo de contaminación.

De la mano con estas políticas están los controles que las empresas realizan a sus proveedores, tales como la revisión de las listas OFAC y SARLAFT, que en su conjunto pretenden evitar que se desarrolle cualquier tipo de negociación con compañías que tengan algún tipo de vinculación con el lavado de activos.

 

DEL ERP A LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL

El automatismo derivado del gran desarrollo de la tecnología ha conducido a que algunos empresarios opten por delegar los procesos de análisis y toma de decisiones a los sistemas de información, dada su enorme capacidad de recolectar y combinar datos, y basados en complejos algoritmos lograr una pronta respuesta a problemas complejos.

Estas técnicas las hemos visto a nivel gerencial con el uso de robustos programas ERP, los cuales, basados en la integración de diversos módulos, organizan y canalizan la información, permitiendo la generación de informes sintéticos para la toma de decisiones. Dentro del entorno logístico su aplicación se aprecia de manera frecuente en la gestión de almacenes mediante la implementación de los WMS o para la planificación de las operaciones de transporte mediante un TMS, definiendo las rutas óptimas para realizar la distribución.

Sin embargo, al interactuar con los empresarios se logra notar cierto grado de descontento con los resultados arrojados por los sistemas, pues señalan que suelen dejar de lado algunas variables que podrían haber sido importantes para una mejor toma de decisiones. Es allí donde se requiere una intervención más cercana del equipo de logística, el cual ha de retornar a sus orígenes de grandes calculistas, y así poder aportar su experiencia, intuición y profundo conocimiento de toda la cadena de suministro a la labor de procesamiento que ejecutan los sistemas.

Una opción viable es involucrarse de manera temprana en el diseño y parametrización de los sistemas, evitando que sean recibidos programas que cumplen con algunos estándares determinados por una casa de software, pero que pueden significar una distancia importante con lo realmente necesario para la empresa.

Otra alternativa es abrirle un espacio cada vez más importante a la inteligencia artificial, la cual no se mueve únicamente dentro de los parámetros predeterminados, sino que está en capacidad de ir aprendiendo de la diversidad de situaciones que se presentan en el mercado y con la empresa, y en función de ello va robusteciendo su capacidad de anticipación de situaciones y desarrolla una rápida habilidad para la asignación de los recursos para atender cada situación.

Se verá como el equipo logístico de perfil operativo interactuará la mayor parte de su tiempo con una maquina inteligente, que logra predecir las tendencias de consumo y por ende de operaciones, estipula labores basadas en criterios de eficiencia, asigna los recursos pertinentes para cada actividad, y hace seguimiento y control inmediato al desempeño de toda la operación. Así mismo, su capacidad de aprendizaje le permitirá ir sumando nuevas variables relacionadas con la gestión del riesgo, identificando cual es la probabilidad de ocurrencia, el impacto que generaría y estableciendo la ruta de acción que debe tomarse en caso de presentarse.

 

DE LA SUPPLY CHAIN AL BLOCKCHAIN SC

Durante lo corrido de este siglo se dio el paso de la visión exclusivamente logística al de la Supply Chain, en dónde se comprendió que había que ver mucho más allá que las solas operaciones internas, requiriendo ahora migrar hacia la alineación y colaboración con otros agentes que hacen parte de la cadena, proveedores, canales de distribución y operadores logísticos.

En nuestro futuro cercano esa transformación conducirá a una mayor integración, en dónde el Blockchain se convertirá en una exigencia para el sólido funcionamiento de las cadenas de valor. Es importante comprender que el criterio básico del Blockchain es el manejo de la información compartida entre cada uno de los agentes mediante una red interconectada, descentralizada y colaborativa. Esto permite que se fortalezca la trazabilidad y visibilidad, dados los registros indelebles que deja cada operación sobre la cadena.

 

En su aplicación logística, el Blockchain permitirá el fortalecimiento de las actividades mediante el uso de tres factores:

  • Identificación de cada agente que interviene en la cadena
  • Trazabilidad y registros en tiempo real
  • Sistemas de información integrados y colaborativos

 

Dentro de las actividades que se beneficiarán con esta transformación en el manejo de la información logística están:

  • Integración de la información aduanera y logística de la carga en los envíos nacionales e internacionales
  • Trazabilidad total del Inventario
  • Pagos y facturación automática, servicios logísticos y seguros
  • Transparencia y verificación de la legitimidad de las mercancías y su cadena
  • Simplicidad para la contratación de servicios logísticos de transporte y almacenamiento
  • Confirmación del cumplimiento en cada etapa

 

PROFESIONALES INTEGRALES EN SUPPLY CHAIN

Las empresas darán un mayor protagonismo a sus profesionales con visión integral, dado que la dinámica que plantea el mercado exige que los responsables de las operaciones logísticas tengan la capacidad de comprender los comportamientos comerciales, la normatividad y condiciones que marca el comercio internacional, que manejen un enfoque hacia la eficiencia en cada una de las operaciones, que comprendan la importancia de los procesos colaborativos tanto al interior de la empresa como con los otros agentes de la cadena, que valoren la importancia de la información oportuna y transparente, que dimensionen la relevancia de contar con “partners” de altos estándares de calidad y que apliquen las mejores prácticas, que comprendan los costos de las operaciones y tengan una visión que valora la importancia del buen servicio.

En SCCALA acompañamos a los profesionales y a las empresas a fortalecer sus conocimientos y modernizar sus operaciones mediante procesos de consultoría y formación.

 

 

EN CONCLUSIÓN

Los próximos años conducirán a que las operaciones logísticas sean desarrolladas por agentes plenamente identificados, con capacidades y calidades ciertas en sus servicios; a que los sistemas de información de cada uno de los agentes (proveedores, fabricantes, canales de distribución, agentes logísticos , sistema financiero y entes estatales) se integren para agilizar la toma de decisiones de forma transparente; a que la inmediatez exigida por los clientes se vuelque hacia una logística flexible, ágil,  dinámica y predictiva; a que se valore el cuidado del medio ambiente en toda la cadena; y que las empresas pasen de enfocarse únicamente en las operaciones internas a la comprensión de la verdadera interdependencia a lo largo de la Supply Chain, que basada en colaboración, eficiencia y servicio logra la construcción de valor .

 

Para más información sobre procesos de consultoría y capacitación, ingrese a www.sccala.com

 

 Luis Leonardo Mendoza S.

Director General

SCCALA  – SUPPLY CHAIN CONSULTING & LOGISTICS ADMINISTRATOR S.A.S

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.sccala.com

Modificado por última vez en Viernes, 05 Junio 2020 02:43

Contáctenos

Carrera 71D No. 48 A – 44
Bogotá  – Colombia

( 601) 5470140

( 57 ) 310 3298800  

info@sccala.com

WhatsApp

Síguenos

Indicadores económicos

Únete a nuestra comunidad

Para recibir correos electrónicos con novedades y registros del sector.
Bienvenido a la comunidad SCCALA

Powered by Tipoink

Copyright © 2018 Sccala Logística. Todos los derechos reservados.

Search